Agencia Rompecabeza: Una apuesta por la creatividad y la ciencia

Digitales desde su nacimiento, se han posicionado como una de las agencias más innovadoras del país, combinando data science y creatividad. Hoy suman cerca de 100 trabajadores y se integran a ACHAP dispuestos a intercambiar ideas. “Es importante el reconocimiento de una industria, y para eso hay que estar ahí”, cuenta Yerko Halat, uno de sus fundadores.

Ariel Jeria y Yerko Halat son los únicos socios de Rompecabeza, una agencia de marketing digital que fundaron en septiembre de 2016, y que con el tiempo se ha especializado en la experiencia de usuario, inbound marketing, análisis, performance y desarrollo de campañas digitales; todo atravesado por la creatividad y el data science. El hecho de que ambos sean ingenieros le imprime un sello especial a la agencia.

Cuentan que hace cuatro años, cuando el data science no era tan bullado, ambos decidieron apostar por un proyecto creativo que conjugara las buenas ideas con datos e insight medibles. Comenzaron con clientes como Tarjeta La Polar, Vitamina, Construmart y Sur Diseño, y con el tiempo se sumaron empresas de diversos rubros, entre ellos Banco Santander, Scotiabank y BUPA.

“Decidimos ser muy analíticos y tomar muchas decisiones basadas en la ciencia de datos. Nuestro sello siempre ha ido de la mano de la creatividad y las buenas ideas, pero enlazado con los datos”, dice Ariel Jeria, quien cuenta que esta fórmula les ha permitido ir creciendo año a año.

Con un equipo conformado mayoritariamente por ingenieros enfocados en analytics, hoy la agencia dice que se ha abierto a explorar las mismas herramientas de medición del mundo digital en el mundo offline, es decir en los puntos de venta. “Estamos entrando en una era pos digital”, dice Jeria. “El consumidor menor de 20 años ya no identifica si algo es digital o no, y nosotros no nos podemos plantear los próximos años como agencia digital, sino que vamos a ser una agencia de publicidad”. Para ello han implementado, entre otras cosas, la tecnología del video analytics, una herramienta que, a través de una cámara es capaz de identificar y procesar imágenes, personas, e incluso emociones con el fin de recabar datos para generar insights sobre un punto de venta.

Escuchando con empatía

Pero más allá de la tecnología, lo que más define a Rompecabeza es su cultura. En este sentido, cuentan que desde el primer momento, su valor fundamental ha sido la empatía. Con un equipo cercano al centenar de personas, han puesto todo su conocimiento a disposición no solo de sus clientes, sino también del país y su contexto social. A través de un software de última generación y el conocimiento de su equipo, Rompecabeza está realizando constantemente un social listening para sus clientes. Primero, escuchan las opiniones de las personas y los consumidores, y luego ponen en práctica lo aprendido. “Es algo que venimos haciendo con mucha rigurosidad desde inicios del año pasado. Lo hacemos con BancoEstado, que está expuesto a temas políticos, y todos los desafíos que corresponden a una empresa con 8 millones de clientes”, señala Jeria. Sin embargo, no solo entregan este servicio a sus clientes, sino que también realizan constantes “escuchas” sobre la realidad nacional, y transmiten esa información a los medios de comunicación en forma gratuita, como lo han hecho con el estallido social o el Festival de Viña, según cuentan ambos socios.

Rigurosos e inquietos

Además de la empatía, han definido la rigurosidad y la inquietud como otras de sus características diferenciadoras. “Somos muy rigurosos con nuestros entregables, fechas, y compromisos, pero además tenemos la inquietud por aprender”, cuenta Jeria. En esta línea, en 2019 lanzaron un programa interno, llamado Digital IQ. Se trata de un sistema de incentivos que permite a los trabajadores de Rompecabeza certificarse en diferentes áreas, donde se prioriza la capacitación “no funcional”, como le llaman al interior de la agencia, es decir, que un trabajador adquiera habilidades que no están en la descripción de su cargo, como “un community manager que sepa de analytics o un periodista que se certifique en SEO”, agrega Halat. A la fecha, el programa ha hecho que el 85% del equipo cuente con certificaciones, con un promedio de 3 certificados por persona.

En Rompecabeza trabajan en “squads”, un esquema bautizado por ellos mismos que permite que un equipo multidisciplinario trabaje para una sola marca. “Cada cliente recibe el trato de una mini-agencia, que tiene contenido, diseño, ideas, y mucho, mucho análisis”, apunta Jeria. En este sentido, otro aspecto que los diferencia, según cuentan, es que en la agencia no existe el cargo de ejecutivo de cuentas, ya que “todos los que trabajan para un cliente hacen propio lo que están
haciendo”, señala Halat. Resalta también la implementación de campañas alternativas, las cuales testean en tiempo real y miden su engagement para escoger la más óptima. “Tratamos de que el proceso sea muy corto, en un solo día el cliente puede bajar o subir una campaña”, apunta Jeria.

Hoy, Rompecabeza se une a ACHAP con el objetivo de intercambiar ideas y aprender. “Nosotros estamos muy marcados en temas de métricas; somos muy metodológicos, y valoramos la creatividad enormemente y con la entrada a ACHAP creemos que nivelamos atención”, cuenta Jeria. “Queremos estar expuestos a donde eso ocurre, estar en la discusión”, agrega Halat. “A nosotros nos encantan los premios, y creo que es importante el reconocimiento de una industria. Para eso hay que estar ahí”.