Cuando el mundo está más conectado que nunca, nos hicieron ver lo desconectados que estábamos.

Se supone que es nuestro oficio el que mejor conoce, entiende y empatiza con la vida y los sueños de las personas. Que somos capaces de interpretar las aspiraciones y anhelos más profundos del ser humano, en su pequeñez y en su grandeza; capaces de ayudarlos en sus decisiones, desarrollando marcas que sepan acompañarlos en el crecimiento de sus vidas y la de sus familias.

Pero, ¿qué pasó?, ¿qué parte del brief no supimos leer?

Seguramente cada una de nuestras agencias y los profesionales que trabajan en ellas, estarán analizando sobre el rol que cumplimos en esta demandante sociedad y qué tan conectados estamos hoy con la vida de las personas que la componen. Bien por eso.

Igualmente, en ACHAP estamos revisando y analizando el sentido que debe tomar nuestra Asociación de modo que lo que hacemos no pierda el rumbo, para que nuestro trabajo sea valorado y reconocido por la gente e inspire y enorgullezca a los que trabajan en cada agencia.

Aprovechemos la oportunidad de iniciar nuevas conversaciones con nuestra gente para conocer y compartir sus inquietudes y sueños. Con el mismo énfasis hacerlo con nuestros clientes, invitándoles a reflexionar sobre el valor de lo que somos capaces de construir juntos, con respeto y dignidad.

La esencia creativa que mueve nuestro ADN debe ser el aporte país que, hoy más que nunca, podemos ofrecer y compartir.

Para re-conectarnos hay que cambiar y para cambiar las cosas hay que tomarse el tiempo para hacerlas bien.

Lo que comienza hoy puede ser tan atractivo y luminoso como seamos capaces de soñarlo.