Film: el reto de la armonía entre audio, imagen y osadía

Llevar a cabo una idea simple pero arriesgada es una de las claves para una pieza audiovisual de calidad, según sugieren algunos jurados de la categoría Film de la última versión de Young Lions en Chile, la competencia que busca llevar a los jóvenes bajo 30 años a demostrar su talento a Cannes, Francia.

 

“Existen muchos factores para que una pieza audiovisual sea de excelencia. Lo primero es su concepto, que debe ser claro como el agua”, opina Christian Alvarado, director general creativo de Promored Group, quien fue uno de los jurados de la categoría Film en la versión 2018 de la competencia Young Lions, donde una vez al año se escogen las mejores duplas bajo los 30 años en las categorías Media, Digital, Marketers y Film, para enfrentarse a los mejores talentos en la competencia internacional en Cannes, Francia. “La factura es muy importante, pero eso no significa contar con una gran inversión, sino dimensionar cuánto tienes y jugar creativamente con eso. Y por último, innovar, es decir, cuéntame lo mismo, pero de otra forma nunca antes vista”.

Karen Harvey, directora general creativa de la agencia MAYO y también ex jurado de Film, destaca además la importancia de hacer confluir dos formatos importantes en el trabajo publicitario: audio e imagen. “Film nos permite contar historias complejas e intentar atraer la atención completa de nuestra audiencia. Entender que audio e imagen deben ir en armonía es lo más importante para una buena pieza audiovisual”, dice Harvey.

“Mi consejo a los chicos es que no caigan en los típicos clichés y formas de la industria, que busquen ideas que importen”, dice por su parte Alberto Osorio, director creativo senior de Grey Chile y jurado en Film 2018. “El año pasado no fue muy difícil entender cuál era el trabajo que iba a ser el más sobresaliente. Tenía los elementos que el jurado buscaba: que fuera simple, que impactara y que pudiera ser claro para que todo el mundo lo entendiera”.

Así, el desafío que enfrentaron los ganadores del año pasado, Felipe Oliva y Marcelo Soler, fue el desarrollo de una idea y guión simples en tan solo cuatro horas de trabajo. “Esta categoría es por lejos una de las más apasionantes y desafiantes, porque además de encontrar esa gran idea ganadora, es necesario buscar un recurso sencillo de ejecutar, y este tiene que ser tan bueno como simple y claro”, comenta Soler, quien hoy se desempeña como redactor en Prolam Y&R y que en ese entonces representó a BBDO junto a Oliva.

 

El sueño de Cannes

La dupla creativa, que ganó la categoría en su primera participación en Young Lions, viajó hasta la ciudad francesa de Cannes para codearse con los mejores representantes de Film a nivel mundial. “En lo profesional se me abrieron muchas puertas, pero no es lo más importante al lado de la experiencia en Cannes. Es un sueño que llegó más rápido de lo que esperaba”, cuenta Felipe Oliva, actualmente director de arte en la agencia Promoplan. “Ver el nivel de piezas es impresionante, regresé a Chile con otro foco y mucho más motivado a la hora de desarrollarme laboralmente”.

“No te imaginas todo lo que puedes aprender una semana en el festival de Cannes, te llenas de ganas y ambiciones profesionales. Fue una experiencia inolvidable y trascendental tanto en mi vida profesional como personal”, coincide Soler sobre el premio de Young Lions Chile, agregando que aún queda camino por recorrer en términos de piezas audiovisuales de calidad en el país. “El gran desafío de las piezas es que tengan la capacidad de estar por sobre las métricas, estudios y analíticas. Que nos sigan contando grandes historias, de esas que trascienden en el tiempo y nos enamoran”.